Poda de árboles frutales: al alcance de todos

Cómpralos aquí

Tijera de poda tradicional 26mm Fiskars

Las podaderas de Fiskars tienen un diseño ergonómico y están reconocidas por los profesionales de...

35,91 €

Detalles Comprar

Tijera podadora telescópica Fiskars

Podadera de dos manos telescópica CaracterísticasPara cortar las ramas en altura y sin...

54,00 €

Detalles Comprar

Pasta de poda Malusan 1L

Pasta protectora natural para todos los frutales y arbustos ornamentales. Características...

16,65 €

Detalles Comprar

La poda paso a paso

Este manual le enseña cómo podar las 70 plantas de jardín más conocidas para conseguir las mejores...

27,00 €

Detalles Comprar

Los árboles frutales requieren una poda especial para una cosecha rica y sana. Tómate tu tiempo para observar bien ese querido manzano, peral o cerezo que una vez más te ha facilitado un lugar a la sombra el pasado verano. Se merece esa atención adicional, porque ha llegado el momento de podarlo. Si sigues nuestros consejos, el año que viene tendrás un árbol frutal sano que producirá una abundante cosecha.

Para empezar, es importante proveerte de los siguientes útiles imprescindibles:

  • Tijeras de podar. Los árboles frutales son sensibles a las enfermedades. Unas heridas de poda lisas y limpias impiden la penetración de enfermedades. Esto sólo se puede conseguir trabajando con unas tijeras de podar bien afiladas.
  • Sierra de podar. Para las ramas más gruesas hace falta una sierra de podar bien cortante.
  • Escalera. Escoge una de mano fuerte (!y segura!).

En el peral y el manzano, has de mantener cinco ramas principales en la copa del árbol, que empiecen a diversas alturas del tronco y que apunten en diferentes direcciones. Si fuera necesario, hay que inclinar las ramas hacia abajo y fijarlas con cuerdas o con cinta. Al año siguiente se pueden quitar estas cuerdas o la cinta empleada. Poda las ramas laterales cada año hasta la mitad.

Para estimular el crecimiento de la copa con más rapidez, puedes recortar ya en el verano. Poda las tres cuartas partes de los brotes y deja intactos aquellos que sean la prolongación de las ramas principales en la copa del árbol. Inclina las ramas horizontalmente y átalas, ya que esto estimula la formación de botones. Elimina sobre todo las ramas que crecen hacia dentro.

Lo requerimientos del ciruelo y el cerezo

Para el ciruelo valen casi las mismas reglas que para el manzano y el peral. La diferencia consiste en que el ciruelo se poda en el verano y que, al hacerlo, hemos de mantener 3 ó 4 ramas principales en la copa. Si fuera necesario, agrandaremos la distancia entre las ramas, colocando un palito entre ellas como cuña, de modo que no crezcan en vertical una al lado de otra.

Cada dos años, el ciruelo necesita una poda de mantenimiento. Retiraremos sólo las ramas que crezcan en vertical a lo largo del tronco, para que siga habiendo una bonita corona abierta. Podaremos exclusivamente las ramas que impiden el ángulo de luz.

En cuanto al cerezo, éste se desarrolla hasta convertirse en un árbol robusto que enseguida resulta demasiado grande para un jardín de tamaño medio. Si de verdad queremos probar las cerezas, hay que podar el árbol en forma de eje. Para ello,

  • No podaremos después de la plantación.Mantendremos la forma de eje a una altura de 2,5 a 3 metros.
  • Podaremos el cerezo en agosto, así las heridas se curarán mejor.
  • Mantendremos 5 ó 6 ramas principales.
  • Las elegiremos de tal manera que las ramas inferiores del tronco también reciban luz.

Podar de viejo a joven

También un frutal viejo se puede rejuvenecer. Serraremos del todo las ramas que crecen hacia dentro (y todas las ramas dañadas y enfermas). Al año siguiente, en invierno, les toca el turno a las ramas principales en la copa del árbol. Podaremos todas ellas aproximadamente a la misma longitud. Si esto provoca heridas grandes, utilizaremos entonces un bálsamo especial para cubrirlas (pasta de poda Malusan). Nacerán muchos brotes jóvenes, que se tratan del modo descrito a continuación.

Poda de mantenimiento de una copa madura

Es importante mantener un equilibrio adecuado entre el número de ramas frutales y ramas de crecimiento. Procuraremos también que las ramas laterales que surgen de las principales en la copa del árbol (que son las que forman el esqueleto del árbol) no sean más pesadas que las propias ramas principales. Es importante para la salud del frutal mantener su esqueleto siempre del mismo tamaño aproximadamente.

Fuente: facilisimo.com

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *